Elmoreno1.jpg
Maximiliano Gómez (El Moreno).
 

SANTO DOMINGO, REPÚBLICA DOMINICANA. Este martes 21 de mayo se cumplen 48 años del asesinato en Bruselas, Bélgica, de nuestro eterno secretario general Maximiliano Gómez (El Moreno), ejecutado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA), con la complicidad del gobierno sanguinario de Joaquín Balaguer.

A la hora de su muerte, El Moreno tenía 28 años de edad.

Nació en San Pedro de Macorís. Era hijo de un obrero y una lavandera. Cuando los dirigentes fundadores del MPD llegaron al país a combatir la tiranía trujillista (1960), Maximiliano y su madre se encontraban en la capital.

Igual que otros jovencitos y adolescentes como Henry Segarra, se integró a la lucha desarrollada por el MPD. Era un gran agitador y distribuidor del periódico Libertad, y prácticamente vivía en el local del partido. Su madre, doña Mariana Horacio, al saber lo que significaba la oprobiosa tiranía, comenzó a temer por la vida de su hijo, y optó por regresar a San Pedro de Macorís, tratando de alejar a Maximiliano de tan peligrosas actividades.

De regreso en San Pedro de Macorís,  El Moreno se ligó al Movimiento Revolucionario 14 de Junio, pues, el partido no se había establecido en aquella provincia aún. Pero, después de un asombroso desarrollo en las filas catorcistas, retornó al MPD, ya de manera formal a las estructuras emepedeístas.

Al concluir el octavo curso, carente de recursos, tuvo que abandonar los estudios. Comenzó a trabajar en los ingenios, destacándose como obrero tornero. Pero también se destacó como uno de los más conscientes y consecuentes dirigentes obreros de su época.

El Moreno también llegó a ser un gran beisbolista. Era mejor jugador que su hermano, Víctor Horacio Nazario (Micky Nazario), ex jugador de Grandes Ligas. Por eso dicen muchos macorisanos que “la revolución tuvo al perder al Moreno, pues, querían firmarlo”; pero él no quiso, porque tenía muy claro su papel y colocó la revolución por encima del béisbol profesional, arreciando su militancia revolucionaria y su compromiso con los trabajadores y con su pueblo.

Fue enviado a Cuba, donde recibió entrenamiento militar y estudió marxismo-leninismo y economía política. A su regreso en 1964, encabezó un intento insurreccional del partido, en un campo de Nagua. Fue apresado y herido en la frente con un machete.

Tuvo una destacada participación en la Guerra de Abril de 1965. A los 23 años de edad era miembro del Comité Central del partido. Y al cumplir los 24 ya era Secretario General del MPD. Su destacada participación fue determinante en la Conferencia de Cuadros Profesionales del partido: Guido Gil (1967) y la Hilda Gautreaux (1969).

En el mismo año 1969, fruto de la tenaz persecución fue apresado, con lo que se le asestó un duro golpe al partido. Pero pudo superarse por la audacia y la capacidad de su sucesor, el camarada Otto Morales, asesinado también en 1970.

En marzo de 1970, un comando secuestró al agregado militar de la embajada de los Estados Unidos, coronel Donald Joseph Crowley, exigiendo como rescate la libertad de El Moreno y 20 compañeros más. Salieron hacia México, país que les ofreció asilo político. Posteriormente fueron invitados por el gobierno revolucionario de Cuba, donde Maximiliano estuvo transitoriamente.

Luego, El Moreno se dirigió a Francia, siempre pensando regresar clandestinamente al país, lo más rápido posible. Una vez en París, los organismos locales de espionaje, dirigidos por la CIA, establecieron los puntos entre los cuales se movía el camarada.

El Moreno se encontraba en un cuarto de la casa de Miriam Pinedo, viuda del camarada Otto Morales, allí fue envenenado con una dosis de cianuro de potasio en una taza de chocolate.

Las investigaciones realizadas por el partido determinaron que el traidor Manolo Plata, por encargo de la CIA, utilizó a otras personas, incluida una de nacionalidad argentina, para darle el veneno.

Más detalles sobre la vida de El Moreno, sus actividades en el exilio e hipótesis sobre su asesinato en fotos adjuntas del periódico Libertad de mayo de 1979. Sugerimos imprimir las páginas para mejor lectura.

NOTICIAS RELACIONADAS

COMENTARIOS